NOVEDADES FISCALES 12.2016

Präsentation "Erfolgreich investieren in Kuba"

Las novedades afectan sustancialmente al Impuesto sobre Sociedades (IS) y a la Ley General Tributaria (LGT) y tienen en común el objetivo de aumentar la recaudación para reducir el déficit presupuestario, tal como ha exigido la Unión Europea.

Novedades en el IS

En el IS se produce un incremento de la base imponible del Impuesto a partir del 1 de enero de 2017, al impedir la deducción de minusvalías obtenidas en la transmisión de participaciones, y la deducción por disminución de valor de la cartera al valorarla por su valor razonable.

Con aplicación ya desde 2016 se limita el importe anual de la suma de deducciones por doble imposición interna o internacional para empresas con un volumen de cifra de negocios superior a 20 millones de euros.

Estas modificaciones afectan a las empresas filiales de las empresas extranjeras asi como a los establecimientos permanentes de las mismas.

Novedades en la LGT

Mayor importancia tienen las modificaciones introducidas en la LGT, ya que afectan tanto a personas físicas Residentes o No Residentes como a las sociedades

En concreto, el Real Decreto Ley introduce una serie de medidas tendentes a evitar la proliferación de aplazamientos y fraccionamientos solicitados últimamente, sobretodo a partir de la modificación de los pagos fraccionados del I S, que afectan ya al pago fraccionado cuyo plazo termina el 20 de diciembre de 2016.

Con efectos a partir del 1 de enero de 2017 se establecen nuevos supuestos en las deudas que no pueden ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento. Las solicitudes de aplazamiento y fraccionamiento a que se refieren los siguientes apartados serán objeto de inadmisión :

  • En el caso de deudas del retenedor que, antes de esta reforma, ya no se podían aplazar, se suprime la excepción establecida hasta ahora por la que se podía dispensarse total o parcialmente al obligado tributario de la constitución de la garantía cuando el obligado tributario carezca de bienes para garantizar la deuda y la ejecución de su patrimonio pudiera afectar sustancialmente el mantenimiento de su capacidad productiva y el nivel de empleo de la actividad. A esta fórmula se acogian muchas empresas en situación de crisis.
  • Las deudas resultantes de las ejeciones firmes de resoluciones total o parcialmente desestimatorias suspendidas previamente durante los recursos o reclamaciones económico administrativas o recurso contencioso administrativo que previamente hayan sido objeto de suspensión durante la tramitación del mismo. Es decir, caso de fallo negativo la deuda no podrá ser aplazada ni fraccionada.
  • Las deudas derivadas de tributos repercutidos como el IVA excepto que se pruebe que las cuotas no fueron pagadas por el cliente del contribuyente.
  • Las deudas por pagos fraccionados del iS

En resumen, las nuevas normas comentadas, tienden a incrementar la recaudación del iS y reducir la capacidad de la Administración para conceder aplazamientos y fraccionamientos. En consecuencia, el contribuyente debe ser consciente, de que a partir de ahora, la petición de algún aplazamiento de los relacionados anteriormente, no será denegado sino   automáticamente inadmitido, con las consecuencias que ello puede comportar para el obligado tributario. A partir de 2017 se ha acabado el poder pedir aplazamientos por ejemplo por problemas de tesorería.